Las mejores maneras de hacer dinero con la Internet

0
85
views
Billetes de 10 euros en una maceta

En Internet hay unas pocas historias de éxito. Quizá los casos más renombrados son aquel del 2006 en el que Google compró YouTube por 1 600 millones de dólares, aquel del 2013 en el que Yahoo! compró Tumblr por 1 300 millones o aquel del 2014 en el que Facebook compró WhatsApp por 19 000 millones de dólares. Pero al otro lado del espectro, tenemos millones de casos en los que la suerte no fue tan buena, sitios web que nadie ve y que, como me gusta llamarlos, forman parte del gran cementerio de la Internet.

Trabajar una década (y contando) en el mundo del marketing digital me ha permitido conocer muchas de estas historias. Tienen una constante. Al inicio, los ojos brillan de emoción. Principalmente cuando las cosas están a punto de comenzar. Luego esos mismos ojos llegan a mostrar un nivel alto de decepción, por lo general cuando los emprendedores se dan cuenta de que las cosas no eran tan sencillas como pensaban al inicio. Algunos mantienen el sueño vivo y sacan dinero de sus bolsillos sin recibir mucho a cambio. La gran mayoría, sin embargo, solo abandona el sitio web para dedicarse a otra cosa. (¿Queda más claro por qué le llamo el gran cementerio de la Internet ahora?)

Así que pensé que hoy me iba a tomar un par de horas de mi tiempo para compartir con ustedes algunas de las maneras más sólidas de hacer dinero con la Internet. No sé si permitirán que tengas un éxito mundial y que Google, Facebook o Microsoft quieran comprar tu sitio; pero al menos servirán para que no fracases. Entender cómo funciona la Internet te permitirá dominar las maneras de obtener ganancias casi desde el principio y mantener tu sueño vivo… o al menor lograr que se pague solo.

Vamos a ello.

Publicidad

Ves que muchas webs en la Internet tienen publicidad, ¿verdad? Y estoy seguro de que has pensado que si llegas a tener un sitio web popular podrías obtener ingresos de publicidad también, ¿cierto? Si es lo que estás pensando, déjame darte una amigable advertencia: ten cuidado.

La publicidad en Internet actualmente se encuentra dominada por dos grandes titanes: Google y Facebook. Competir contra ellos no es nada fácil; e incluso si llegaras a tener un sitio web ligeramente popular o respetado, es poco probable que puedas vender publicidad por ti mismo.

Créeme, lo he intentado… varias veces.

Y tras fracasar, lo más probable es que termines entregándole tu espacio publicitario a un intermediario que pondrá los anuncios que ellos venden a sus clientes solo para recibir una comisión a cambio.

Pero de todas maneras quisieras intentarlo, ¿verdad? Entonces permíteme ayudarte para que sea una experiencia lo más rentable posible. Haz esto:

1. Ingresa a tu cuenta de Google.
2. Visita la Herramienta de Palabras Clave de AdWords.
3. Usa el buscador para hallar cuáles son los términos más caros en tu país objetivo y para el tipo de web que estás realizando; por ejemplo, Salud.
4. Ordena los resultados de forma descendente según la categoría de precio sugerido para conocer cuáles son los términos más caros en tu país para esa categoría de sitio web.
5. Toma nota de los temas que son más caros para los anunciantes hoy.
6. Escribe sobre esos temas en tu sitio web.
7. Incluye tu código de AdSense en tu sitio web para que Google te dé una comisión cada vez que alguien haga clic en un anuncio puesto en tu web.

Podría no ser muy sencillo lograr esto al inicio porque hay docenas de otros dueños de sitios web intentando hacer lo mismo que tú, pero esta es una manera sólida de obtener ingresos por publicidad, una que se mantendrá firme en el tiempo si te tomas con seriedad el construir un sitio web que valga la pena sobre el tema.

Marketing de afiliados

El marketing de afiliados es la versión virtual de trabajar como vendedor a destajo (o freelance, si gustas el término en inglés). No recibes sueldo, pero obtienes una linda comisión cada vez que ayudas a una compañía a vender alguno de sus productos o servicios. Lo mejor de esto es que, como eres un independiente, no tienes ninguna obligación de serle fiel a productos o servicios de una sola empresa. Puedes ganar comisiones de tantas compañías como desees, y de todas a la vez.

El marketing de afiliados es mucho más rentable que vender publicidad y realmente puedes llegar a ganarte la vida solo con él. Pero necesitas ser astuto. No obtendrás un solo centavo si el cliente no compra, así que tu sitio web tiene que estar muy orientado a obtener la venta. Si vas a entrar al mundo del marketing de afiliados, es obligatorio leer sobre redacción publicitaria (o copy writing, en inglés), que es el arte y la ciencia de motivar a una persona a comprar algo solamente leyendo tu texto. Aparte de la redacción publicitaria, necesitas tener mucho sentido común y mucha intuición. Si tus ofertas no suenan reales, o si suenan a “verbo de vendedor”, no te comprarán.

También puedes entrar al marketing de afiliados de una manera más fácil simplemente incluyendo banners de los productos o servicios que deseas promover como si fueran publicidad; o sea, construyendo un sitio web que sea relevante para el público que podría querer comprar el producto o servicio y haciendo parecer que tu programa de afiliados lo patrocina. Esta es una manera menos activa de trabajar como vendedor independiente, pero te ofrece más tiempo para otras cosas.

¿Cómo entrar en el mundo del marketing de afiliados? Hay dos caminos: o bien te inscribes como afiliado directamente con la compañía que vende el producto o servicio, o te inscribes en una central de afiliados. La ventaja de ir directamente con el proveedor es que toda la comisión se queda contigo. La ventaja de inscribirse en una central, en un intermediario, es que ellos se encargan de cobrar las comisiones que generas (lo cual es un alivio en muchos casos) a cambio de que tú compartas con ellos parte de tus ganancias.

Tú decides.

Ser el intermediario

Hablando de intermediarios, si realmente prestas atención a las compañías más exitosas de la Internet, encontrarás una curiosa constante: la mayoría son intermediarios. Google es un intermediario que te ayuda a encontrar la información que buscas. Facebook es un intermediario que te permite relacionarte con otras personas. Uber comenzó siendo un intermediario entre las personas con auto y las personas que desean transportarse. Incluso sitios web de citas como Love Me son intermediarios entre hombres y mujeres solteros de todo el mundo.

Crear un sitio web intermediario no es sencillo ni barato, pero puede darte mucho dinero. Necesitarás bastante capacidad de procesamiento y una inversión fuerte en programación para construir un sitio web que pueda manejar con facilidad millares de inscripciones, mostrar productos, recibir pagos por Internet, proporcionar servicio al cliente y similares… y eso es solo el principio. Una vez que el sitio web esté listo, hay que conseguir suficientes proveedores para crear un mercado de productos o servicios que resulte atractivo para el público, que es quien te dará su dinero.

Pero si llegas a ese punto, puedes estar seguro de que podrás obtener muy buenas ganancias siempre que mantengas un buen servicio al cliente y un nivel aceptablemente alto de variedad y calidad de productos.

¿Qué le sugeriría a alguien interesado en construir un sitio web intermedirario? Solo una cosa: no empieces siendo el competidor. Una vez que una compañía se ha establecido como el intermediario específico para una línea de negocio es muy, muy difícil vencerlo. Intenta encontrar un mercado no atendido y conviértete en el intermediario de facto allí. Es mucho más rentable ser el sitio web nuevo, el «salvador» de un nicho de mercado, que ser solo «el competidor» de otro negocio establecido.

Crear una herramienta

Por último, te presento mi forma favorita de hacer dinero en la Internet: construir una herramienta. Si tu herramienta es suficientemente útil y además puede ser usada con relativa frecuencia, tienes negocio para rato. No importa si la herramienta es tan simple como Linkrr (que te permiten abrir varias direcciones URL con facilidad) o tan compleja como el software para profesionales fiscales de Estados Unidos llamado PitBullTax (una herramienta para un grupo específico de usuarios siempre te ayudará a tomar un mercado no atendido con facilidad) y entenderás claramente a qué me refiero.

El quid del asunto es este: Si construyes una herramienta que un grupo de usuarios necesitará una y otra vez, estos te darán dinero una y otra vez para poder seguir usándola.

Lo que más me gusta de construir herramientas web es que automáticamente te abre la puerta para poder utilizar todas las otras opciones que mencioné en este artículo. Puedes incluirle publicidad, crearle un programa de afiliados, invertir en publicidad (incluso con los bloggers pequeños que otros desprecian) y utilizar intermediarios para obtener más clientes.

Hasta la próxima.

Fotografía de Images Money